Hello pattern designers! A raíz de algunas inquietudes que me comentaron ciertos alumnos al empezar mi nuevo Curso One to One “Delifolio” (Crea un portfolio profesional y delicioso), decidí hablar brevemente de un tema que interesa a muchos diseñadores, sobre todo a aquellos que a) recién están empezando en el mundo del Pattern y tienen curiosidad por conocer diversas opciones de comercialización de sus diseños  b) recién están empezando a plantearse vender sus patterns online, aunque lleven algún tiempo diseñando c) nunca se les había ocurrido antes la idea de crear un portfolio privado en sus webs.

Todos sabemos que el portfolio es la herramienta de venta y promoción más fuerte e imprescindible en nuestra vida online como diseñadores (y también offline). Por eso, hoy les hablaré de una variante de portfolio con acceso restringido, para que valoren si la necesitan para aumentar sus ingresos económicos o si no encaja en el tipo de actividad que quieren desarrollar dentro del Pattern Design.

QUIÉN NECESITA UN PORTFOLIO PRIVADO

Para empezar, es necesario saber que no todo el mundo necesita un portfolio privado, es decir, una selección definida de trabajos a la que los clientes acceden con contraseña: todo dependerá de quiénes serán justamente sus clientes habituales, o qué tipo de negocio quieren tener ustedes. Por eso, incluir un catálogo privado de estampados en la propia web será perfecto si trabajan con empresas que buscan comprar los derechos exclusivos de los diseños: esto significa que estos clientes no aceptarán que los estampados se hayan mostrado al público previamente, de ninguna forma -tanto física como virtualmente- y mucho menos, que hayan sido vistos por la competencia. Por esa exclusividad y privacidad, ellos pagarán precios mucho más altos que los clientes que adquieren diseños a través de licencias (en esta modalidad, se paga un precio por adquirir un diseño pero no se compran los derechos del mismo, sino un permiso para poder utilizarlo, de manera no exclusiva, por lo que muchos clientes distintos podrán comprarlo sin problema y sin entrar en ningún conflicto con los demás compradores). Así que, si tienen mayoría de clientes que demandan exclusividad y a ustedes no les importa demasiado limitar la promoción y divulgación pública de sus diseños, el catálogo privado será un must; de lo contrario, es un trabajo que podrían ahorrarse, pues un portfolio privado lleva tiempo y necesita tener ciertas características concretas para que comercialmente funcione bien.

UNA RAZÓN MÁS PARA TENER UN PORTFOLIO PRIVADO

Algunos diseñadores deciden crear un catálogo privado simplemente porque no desean la exposición abierta de sus diseños, por la constante preocupación de ser “homenajeados”. A través de un catálogo privado, saben perfectamente a quiénes le otorgan permiso para visitar el catálogo y si esas personas son dignas de “fiar”. Los pros: ya no hay que preocuparse por ser copiado. Los contras: cuando un cliente potencial llega a la web, ya no tendrá la posibilidad de enamorarse de los diseños a primera vista y hoy es bien sabido que, cuanto menos tiempo se haga perder a un potencial cliente mientras navega, más posibilidades de realizar la venta se tendrá. Así que, en este punto, será imprescindible sopesar las ventajas y desventajas de mostrar y exponer los diseños o “guardarlos bajo llave” para que no sean plagiados.

QUÉ APORTA UN CATÁLOGO PRIVADO
  • Protección de los diseños ante plagiarios
  • Control sobre las personas o empresas que acceden a los diseños
  • Valor añadido de exclusividad que repercute directamente en el incremento del precio final de los diseños
  • Buena imagen y confianza ante empresas que suelen comprar derechos exclusivos

Bien, espero que este post les haya aclarado e informado sobre considerar un portfolio privado como medio de vender prints y patterns a través de sus webs. En el siguiente post hablaré de las ventajas y desventajas de tener un portfolio o catálogo público de diseños.

Que tengan un muy buen día y ¡a diseñar mucho y bonito!