Hello, pattern designers! Seguramente haya muy poco diseñador/a de estampados que no se haya apasionado alguna vez en su trayectoria por el diseño nórdico (o de influencia nórdica), admirando a personalidades como Lotta Jandsdotter, Sanna Anukka, Helen Dardik o incluso mi admirado Kustaa Saksi.

Hoy me gustaría compartir con ustedes el trabajo de un diseñador sueco cuyo nombre tal vez no es el primero que sale en las listas de los más citados, pero ciertamente ha influido a muchos diseñadores nórdicos que le siguieron, pues su trabajo ameno, naif, inspirado en la naturaleza y lleno de color es hoy una referencia indiscutible (incluso la maravillosa Asa Gilland, a quien entrevisté en aquí en IN PATTERN WE TRUST, lo ha mencionado como su inspiración): me refiero al entrañable Stig Lindberg.

La historia de Lindberg nos habla de una persona obstinada, apasionada, que tenía una confianza ciega en su saber, tal fue así que a los 21 años, solicitó entrar, como pintor de azulejos, en la fábrica de porcelana Gustavsberg, situada en las afueras de Estocolmo. La fábrica, que en aquella época no pasaba por su mejor momento- le negó su contratación, pero el diseñador les respondió que si le contrataban, él se encargaría de que hubiese trabajo en la fábrica, cosa que, por supuesto, así hizo y con creces. Y no dejaría de trabajar allí hasta su muerte.

Stig Lindberg fue un diseñador curioso, inquieto, un verdadero todoterreno que ejerció como diseñador de cerámica, diseñador de vidrio, diseñador textil, diseñador industrial, pintor e ilustrador. Fue una de las personalidades más destacadas de lo que se llamó la “Edad de Oro” del diseño escandinavo y que abarcó el período de los años 30’s hasta los 70’s. Su etapa más prolífica para Gustavsberg en la industria cerámica fue entre los años 50 y 60 y, varios de sus diseños -de los más populares que ha tenido la empresa- aún hoy se siguen comercializando, como Spisa Ribb, Domino,  y Berså (que es el diseño de hojitas verdes súper moderno que pueden ver en el post).

En cuanto al campo textil y de la decoración de hogar, sus estampados más célebres fueron los bonitos MelodiFriktlåda y Lustgården, diseños que creó junto a la jefa del departamento textil de los almacenes NK en Estocolmo, Astrid Sampe. En general, lo atractivo del trabajo de Stig Lindberg -y que lo hace tan vigente a pesar de su antigüedad- es el espíritu juguetón de sus diseños, con ese encanto imperfecto que evocaba el trabajo manual y artesanal y al que aplicaba texturas y patterns tanto en superficies de cerámicos, textiles o papel.

Espero que si no conocían aún a Stig Lindberg, ahora tengan a un nuevo rock star en sus galerías de inspiración, sean Scandi lovers o no.
Que tengan un muy bonito día de diseño y nos vemos en el siguiente post!