Hello, pattern designers! Hoy les traigo un post muy interesante y que ayudará a resolver las dudas más usuales con respecto al tema de los estudios de diseño de estampados. Para este post, he contado con la estrecha colaboración de Carolina Machín y Estrella Aguado, fundadoras del madrileño Pompa Estudio. Me pareció una muy buena idea acceder a la opinión de dos mujeres inquietas que, aunque cuentan con experiencia en el campo de la moda y la publicidad, se lanzaron a iniciar su propio negocio de diseño de estampados, una actividad ciertamente apasionante y muy exigente. Gracias a su valiosa aportación, he escrito este post alrededor de 5 puntos temáticos que espero les sirva para informarse acerca de lo que implica trabajar en (y para) un estudio de diseño de estampados.

1) Requisitos fundamentales para abrir un estudio de diseño y venta de estampados

Una de las cosas más importantes para montar un estudio es contar con un buen equipo de profesionales y colaboradores. Según Pompa Estudio, sacar adelante una pequeña empresa requiere mucho esfuerzo y se debe contar con gente que tenga capacidad de trabajo y que se sepa desenvolver en varias áreas; todo esto aderezado de mucha ilusión, muchas ganas de crear y muchas horas dibujando.

¿Más requisitos? Conocer el sector y procurar tener toda la información posible sobre qué demandan los clientes, que ofrecen los estudios, cómo se vende, dónde, a qué precios y cuestiones legales también son clave, según ambas diseñadoras. Pero aún hay más: mantener la constancia, la curiosidad encendida y, por supuesto, tener iniciativa. Por otro lado, una de las motivaciones más fuertes para crear y llevar adelante un negocio como este es poseer la seguridad de estar aportando un trabajo interesante al mercado; sin esto un estudio casi no tendría razón de ser.

2) El perfil artístico/técnico imprescindible que se necesita para trabajar en un estudio de diseño

Para trabajar en un estudio, o como freelance, lo más importante es partir de buenas ideas. 
En necesario manejar programas de diseño con soltura y ser altamente resolutivo, ya que a veces se trabaja con tiempos muy acotados.
 Algo vital también será la fluidez con el dibujo y con variadas técnicas pictóricas como acuarelas, rotuladores, lápices, sellos… en definitiva, todo lo que sirva para plasmar ideas y hacerlas visibles. Estrella y Carolina, por ejemplo, siempre parten de dibujos hechos a mano, que luego vectorizan. Incluso trabajan con su propio material fotográfico.

Por último, como detalle infaltable en el perfil de un diseñador que aspire a trabajar para un estudio, es la capacidad
 de expresarse en diferentes estilos, para adaptarse a distintos tipos de clientes y saber interpretar las tendencias a través de los diseños.

3) Los desafíos más grandes a los que se enfrenta un estudio de diseño de estampados actualmente

El más grande, indiscutiblemente, es la alta inversión que se debe realizar para presentar trabajos en ferias internacionales, por lo que hay que tener en cuenta estos gastos con anterioridad y sopesar la viabilidad de las ferias en las que resulta interesante tener stand. Actualmente existen determinadas ferias en las que participar implica tener que repetir en la edición siguiente, ya que los clientes esperan ver una continuidad en la oferta y esto es algo a incluir en el presupuesto a mediano y largo plazo (aunque dependerá de la estrategia comercial de cada estudio). A todo esto, además de la preparación del material a exhibir, se sumarán los vuelos, alojamientos, desplazamientos, etc.

Como segundo desafío aparece la cuestión de cómo exponer el trabajo de cara al púbico, pues es un tema que genera grandes dilemas. ¿Online u offline? ¿Redes o ferias? ¿O todo junto? Esto dependerá de cómo y hacia dónde se dirige el negocio, de las circunstancias vitales y económicas de los miembros del estudio, etc. Como sugerencia, es ideal tomar una decisión clara desde el inicio, para enfocar las energías de trabajo de forma más eficiente, sobre todo cuando el estudio es muy pequeño y recién empieza su andadura.

4) El gran dilema de los estudios: seguir o no seguir las tendencias

Según Carolina y Estrella, efectivamente, es el gran dilema. Trabajar con las tendencias facilita la labor comercial -porque ayudan a vender- y el trabajo de diseño. Pero esto exige el trabajo de estar al día de todo lo que está ocurriendo en el presente y sobre todo, de lo que va a venir en base a fuentes razonablemente fiables.

Los clientes de un estudio, que compran siguiendo las temporadas “clásicas” requieren que el diseñador interprete las tendencias y las temáticas, implicando esto trabajar con bastante antelación y confiar en las predicciones, reportes e investigación. Hay clientes, por otro lado, que compran para pronto moda, lo que permite presentar trabajos de reprise; en este caso, las tendencias están ya en la calle y el diseñador trabaja con más seguridad de cara a crear propuestas que funcionen comercialmente.

Pero si bien es verdad que las tendencias son una ayuda imprescindible en la creación de estampados y en la previsión del mercado, es interesante también que un estudio de diseño tenga su personalidad propia, pues eso hará que la clientela busque una propuesta comercial concreta. Según Pompa Estudio, “hacer cosas diferentes tiene un plus, aunque también implica un riesgo”. Estrella y Carolina creen que, además de que un estudio deba poseer una línea de trabajo reconocible, éste debe ofrecer variedad para atraer a clientes que buscan tendencia y a los que no y ésta, por ejemplo, es la política que sigue Pompa Estudio.

Por otro lado, hay estudios que siguen la política contraria ya que, dada la alta cantidad de oferta y de opciones que existen en el mercado, lo más recomendable para éstos es la especialización, o dicho en otras palabras, la definición de un nicho y de una línea de trabajo por la cual diferenciarse para generar una base de clientela fiel.

5) Razones y motivos para abrir estudio de diseño de estampados propio 

A pesar de que llevar y gestionar un estudio de diseño de estampados conlleva grandes esfuerzos, Estrella y Carolina consideran muy gratificante “…poder desarrollar un trabajo creativo, experimentar, proponer y poner un poco de ti en cada pattern; tomar tus propias decisiones y dirigir tu experiencia profesional.”. Y agregan: “Hacer algo diferente cada día es maravilloso. Incluso cuando trabajamos con propuestas de clientes, es gratificante. Diriges los temas y aportas ideas. Te eligen por tu estilo, tu mano, tu gusto en el color y tu experiencia…“.

Montar un estudio, idealmente, debe ser un proyecto que surja como resultado de la unión y coordinación de personas con experiencia, con habilidades diversas -e idealmente, complementarias- con ideas claras sobre lo artístico y sobre todo, con un mismo enfoque comercial y financiero. En esta ecuación, también es importante tener la capacidad de resistir los comienzos difíciles y las épocas más flojas, ya que la inversión inicial siempre es fuerte en este negocio. Pero una vez superadas las dificultades, un estudio de diseño de estampados resulta un negocio que apasiona, que desafía e invita a mantener la creatividad siempre entrenada y ready to wear.

¿Y a ustedes qué les parece? ¿Les gustaría crear un estudio? ¿O colaborar con uno?

Desde aquí agradezco a Pompa Estudio por su colaboración. Espero que este nuevo post de IN PATTERN WE TRUST les hay gustado y… ¡nos vemos en el siguiente!

 


ENLACES RELEVANTES:
web: https://www.pompaestudio.com/
Instagram: https://www.instagram.com/pompaestudio/